viernes, 26 de octubre de 2007

El último cajón


Erica abrió el último cajón de su escritorio. Revolvió entre las viejas fotos y sacó un sobre. Lo abrió despacio. Sabía lo que había en su interior: un pasado más feliz que su presente.
Cerró el sobre y lo guardó en el mismo lugar.
Erica decidió que allí atesoraría todos sus recuerdos y a todas las personas que hoy ya no están con ella.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cuál es el último cajón?

¿Usted empezó a contar desde arriba o desde abajo?

Ninna Salusso dijo...

Desde arriba! Es ficción anónimo , además esto me lo pasó Erica. Habría que preguntarselo a ella.

Anónimo dijo...

Si es ficción, para qué habríamos de preguntarle a Erica. No nos importa a quién le pasó. Ficticia ficción.

Y no subestime a la ficción, Salusso. La ficción es aún más verosímil que la más perceptible de las realidades.

romina dijo...

No subestimo y si sabe mi apellido no s eponga anónimo, anónimo....dé la cara!.

Saludos!

Salusso!

pablo.s. dijo...

¿Más verosímil que la más perceptible de las realidades?
Verosímil es algo que parece verdadero, aunque no necesariamente lo sea. Y nada parece más verdadero que la realidad. O quizás usás verosímil como sinónimo de creíble, lo que te convertiría -dada tu afirmación- en un negador (o una negadora). Debe ser eso, ya que también nos estás negando tu nombre.
Deje la poesía y firme.

PD: No pregunte la diferencia entre algo que parece verdadero y algo creíble: es una cuestión de fe.

Ninna Salusso dijo...

Me cago en la verosimilitud y en todo lo que tenga que ver con la verdad y la fe. ¿Quedó clarito?

Lyon dijo...

A mí sí!
No la hagan enojar, che.