jueves, 15 de mayo de 2008

Carta de otoño

Querido XXXX:

Me enteré tu última noticia. Fue por terceros. De todos modos, no hacía falta que me lo dijeras personalmente. Hace ya varios meses que no sabemos nada del otro y creo que, como vos bien dijiste, es lo más recomendable. Para ambos.
Debo confesarte que me sorprendió tu decisión. Tenía entendido que ese lugar era importante para vos.
Por otro lado te comprendo: cumplió su ciclo. Todo cambia, todo se termina y está muy bien que así sea.
Para serte sincera me llena de tristeza saber que no voy a volver a leerte. Nostalgia y más nostalgia. Aunque vos no lo creas era uno de mis lugares preferidos. Me gustaba dar una vuelta por ahí, más bien los domingos, los días grises, a veces los feriados y ¿Porqué no? Los días festivos.
Era lindo saber que, aunque ya no te tengo, en ese espacio podía encontrarte, espiarte y así saber algo de vos.
Para mí fue muy importante formar parte de él.
Hoy, mientras caminaba de la estación hasta mi casa recordaba que, durante un tiempo, vos insistías en que yo no lo visitaba y era todo lo contrario. Todo lo contrario.
Conozco cada frase, cada palabra, las intenciones, los acentos, las comas y mayúsculas que conviven en ese lugar. Recuerdo cada imagen, verso o canción que supiste plasmar.
Era hermoso despertar y sumergirme en tu mundo.
Era hermoso saber que ahí podía encontrarte aunque sea por unos minutos.
Aunque ya no estés, muy de vez en cuando, prometo dar una vuelta por ese lugar para recordar que, alguna vez, fuimos felices.

Desde lo más profundo de mi alma

Con amor

N.

4 comentarios:

Lyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ninna Salusso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ninnasalusso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.