martes, 12 de abril de 2011

Escenas cotidianas


18:15 de la tarde, puerta del departamento de Tapiales. Una mujer discute con su ex marido porque el hijo que tienen en común no para de comprarse zapatillas, mochilas y de cortarse el pelo.


-Noo, viejo ¿a vos te parece? $300 se gastó este chico en el peluquero. Se corta el pelo cada quince días. ¡Me tiene podrida! Además, mirá estas zapatillas...se las compró el mes pasado y ahora se gastó $800 en unas nuevas. La mochila costó otros $400. Así no se puede. No hay guita que alcance...y vos...que no le decís nada. ¡Mirate, mudo estás!. Decíle algo...eh...


Y cuando me cruzo con este tipo de situaciones es cuando deseo (por dios y todos los santos) que esto nunca me pase. Digo, no lo del ex marido, sino convertirme en la típica vieja hincha pelotas que se queja de todo y de todos.

Antes...me hago monja.

1 comentario:

bellatrix_17_ dijo...

nadie quiere que esto le pase.. de pana..